La Genómica Personal como rutina en la medicina del futuro

20 04 2017

Artículo orinal publicado en Genética Médica News.

El primer análisis genético de venta directa al consumidor empezó a venderse solo en el 2007. El realizar la compra de pruebas diagnósticas genéticas de forma privada es un pequeño gesto revolucionario: no hace falta que uno esté enfermo o que necesite una receta médica para poder acceder a esta prueba. Solo hace falta estar dispuesto a gastar unos cientos de dólares y tener acceso a internet. Como tal, el consumidor asume plena responsabilidad por cualquier resultado, ya sea bueno o malo. En una prueba genética como la de 23andMe, medio millón de marcadores genéticos distribuidos por todo el genoma humano son testados, midiendo la susceptibilidad a diversos tipos de cáncer, la enfermedad de Parkinson y otras condiciones (o incluso la capacidad para oler espárrago en la orina). En el momento en que escribo esto, cualquier persona puede secuenciar el conjunto de su genoma, por un precio de alrededor de 1.000 dolares y sistemas sanitarios como el del Reino Unido se están preparando para utilizar la secuenciación masiva del ADN de pacientes de forma rutinaria. Es posible que en la década de los 2020 el número de personas cuyo genoma se vaya a secuenciar esté cerca de los 1.000 millones (en torno al 15% de la población mundial total).

 

Teniendo en cuenta que el primer genoma que se secuenció costó más de 3.000 millones de dólares y llevó más de una década en hacerlo, el que en apenas 15 años después una persona se lo pueda secuenciar en 48 horas por 1.000 dólares, nos da una perspectiva de la magnitud del progreso que se ha producido en el campo de la genómica en los años recientes. El acceso a la información genética de una persona queda, por tanto, muy al alcance de cualquiera en un país desarrollado. A pesar de este fácil acceso a la información de un genoma personal, muchas de las cuestiones éticas, sociales y legales permanecen en la penumbra. ¿Qué significa esta nueva información para los ciudadanos de a pie? ¿Cómo van a afectar estos resultados a los estilos de vida de la gente ordinaria?

Un nuevo paradigma se cierne sobre nuestra sociedad del futuro próximo, un futuro en el que ya se vislumbra la secuenciación de los genomas personales de la población de países enteros. ¿Alguna vez ha considerado cómo reaccionaría, si una prueba de ADN pudiera decirle cuánto tiempo está su genoma programado para vivir? Si sus riesgos genéticos predichos fueran altos para una condición severa, ¿qué haría usted para cambiar sus genes defectuosos o cómo se plantearía su curación y la de todos aquellos parientes de sangre que pudieran ser afectados como consecuencia? ¿Cuánto dinero estaría usted dispuesto a gastar en sanar predisposiciones genéticas cuya probabilidad de que ocurran es incierta?

¿Alguna vez ha considerado cómo reaccionaría, si una prueba de ADN pudiera decirle cuánto tiempo está su genoma programado para vivir? ¿Qué haría usted para cambiar sus genes defectuosos o cómo se plantearía su curación y la de todos aquellos parientes de sangre que pudieran ser afectados como consecuencia?

Dados estos escenarios, tengo la convicción de que este tipo de preguntas, las cuales podrían clasificarse como ciencia ficción a día de hoy, podrían ser dilemas muy comunes en las próximas décadas. Esta “medicina del futuro” a la que todos nos acercamos inexorablemente pretende convertirse en una medicina personalizada o medicina de precisión. Será un tipo de medicina cuyo germen inicial se remonta al primer genoma humano. Es un tipo de medicina que ha aparecido oficialmente en el año 2014 como respuesta del gobierno de los Estados Unidos a la iniciativa Genomics England, cuyo objetivo es la secuenciación de 100.000 genomas dentro del marco del Servicio Nacional de Salud inglés. Ambas iniciativas son consecuencia de la democratización de las tecnologías de secuenciación del ADN, catalizadas por la venta directa de análisis genómicos al consumidor. Así, varios nuevos elementos están siendo introducidos en la sanidad, los cuales sentarán las bases de la medicina personalizada del futuro: a) el consumidor puede libremente conocer su propia composición genética, muchas veces con mayor detalle que el propio médico y b) los pacientes, en vez de ser sujetos pasivos recipientes de tratamientos, se convierten en participantes activos, contribuyendo a la investigación de conocimientos relacionados con las causas y efectos de las enfermedades, así como a los procesos que conducen a la generación de nuevos medicamentos.

Las pruebas genéticas, por tanto, ahora tienen el potencial de ser un producto de consumo capaz de proporcionar a los pacientes una nueva concienciación sobre su propio bienestar a través de predisposiciones genéticas y susceptibilidades codificadas en su ADN. Las predicciones de riesgos genéticas pueden así influir no solo en la forma en que los médicos diagnostiquen sino incluso en los estilos de vida, como con quién casarse para tener hijos o qué tipo de trabajo escoger para tener un mayor éxito. En un mundo como el nuestro, donde el uso se puede transformar fácilmente en abuso, un reto importante será lograr un justo equilibrio entre el derecho a la privacidad del individuo y garantizar que los valiosos resultados de los datos genéticos de pacientes no se utilicen para discriminar. Actualmente hay dos posiciones extremas de cómo resolver este dilema: por un lado, están aquellos que afirman que el derecho a la privacidad debe mantenerse a toda costa, restringiendo al máximo el acceso a datos genéticos personales. El problema ético con esta decisión es que el compartir datos personales clínicos es beneficioso para la generación de conocimiento, pues permite el identificar el efecto de variaciones genéticas en el individuo. Por otro, hay aquellos para quienes el acceso a la información genética debería ser permitido sin ninguna traba, independientemente de los riesgos que esto pueda suponer para la protección de la privacidad de la persona.

Según mi propia experiencia, se ha hecho un enorme hincapié en asegurar que las compañías de seguros, empresas e incluso familiares tengan acceso restringido a datos genómicos personales de individuos. Tal derecho de privacidad implica que los datos personales genómicos de una persona solo puedan ser utilizados para un fin previsto y aprobado por un panel ético. A pesar de que dichos mecanismos de protección permitan una regulación estricta de su acceso, la interpretación de datos genómicos acarrea el problema típico de su incertidumbre: el hecho de tener una variación genética no necesariamente determina que los efectos asociados vayan a aparecer. Por ejemplo, dos personas con la misma variación genética pueden tener dos manifestaciones distintas, o incluso puede que una desarrolle efectos y la otra no. Todo en la genética es un porcentaje de riesgo, no una certeza, lo cual trae grandes quebraderos de cabeza a sistemas sanitarios, los cuales encuentran a la incertidumbre de los resultados difícil de digerir.

En cuanto a cómo ha evolucionado nuestra sensibilidad hacia la privacidad, sobre todo después de la llegada de Facebook y otras redes sociales, no será sorprendente que nuestra percepción cambie drásticamente en el futuro. Aunque no podamos predecir el futuro, podemos preguntarnos y construir escenarios que nos permitan averiguar lo que pasaría a la sociedad del futuro si se llevasen hasta sus últimas conclusiones las implicaciones derivadas de la penetración de dichas tecnologías en un contexto doméstico.

El acceso controlado/gestionado de los datos genómicos en el entorno de la investigación ya ha proporcionado mecanismos para proteger el marco de consentimiento para compartir los datos del genoma del individuo. Creo que la Alianza Mundial para la Genómica y la Salud (GA4GH) podría tener un papel tremendo en el establecimiento de protocolos para salvaguardar a la sociedad de escenarios no deseados, como el ranking genético de las personas. Esos protocolos deberán aplicarse a los datos genéticos genéricos, protegiendo a las personas de la discriminación encubierta. Es imperativo que ahora discutamos los potenciales desafíos éticos, legales y sociales que la Genómica Personalizada podría acarrear a los sistemas de salud y los costos de seguro de salud asociados. Todos estamos dotados de nuestro propio genoma personal. Lo que nos afecta genéticamente, también afecta nuestra salud y nuestra vida. Cómo afecta este conocimiento a la administración del tratamiento no debería de ser guiado por el interés de instituciones con ánimo de lucro. Mantengámoslo de esa manera.

Manuel Corpas es líder científico de Repositive y autor del blog Personal Genomics Zone.





Estrevista en Fuengirola TV

3 05 2011

En esta entrevista hablo sobre el proyecto que estamos realizando para determinar las causas geneticas de enfermedades raras:





Educando Para El Futuro

10 01 2011

Fruto de la reunión con Feijóo en Cambridge el 17 de Octubre del 2009, el siguiente documento fue escrito.

Educando para el futuro

Las últimas décadas han visto a multitud de españoles universitarios emigrar al extranjero para desarrollar una carrera en el mundo de la investigación,  participar en la creación de nuevas tecnologías o formar parte del mundo académico en diferentes centros universitarios.

España lleva décadas siendo exportadora neta de talento. Invertir este proceso deber ser una prioridad de todas las fuerzas políticas, civiles y económicas.

En la nueva sociedad globalizada del conocimiento es fundamental ser un polo de atracción de talento para  tener competitividad, dar oportunidades a los ciudadanos, crear riqueza, empleo, bienestar y cohesión social.

España necesita de un esfuerzo común sostenido para crear un clima idóneo que fomente la investigación, sensibilice a la sociedad de los retos científicos y apoye la creación de nuevas empresas de alta tecnología.

Para alcanzar a medio plazo todos estos objetivos, los abajo firmantes proponemos una serie de medidas que pueden ser traducidas en leyes e incentivos por las autoridades competentes:

  1. Los acuerdos en materia educativa y de investigación y desarrollo deben ser alcanzados con el mayor consenso posible para que no sean sometidos al ciclo político. Si bien cada Comunidad Autónoma puede desarrollar sus propias iniciativas, éstas deben  mantenerse dentro de  un marco nacional común. Las políticas lingüísticas y la enseñanza de humanidades deben servir para reflejar, con altura de miras, el rico patrimonio sociocultural de España y su lugar en el mundo, y nunca para fomentar la falsedad, la división, el clientelismo y el enfrentamiento entre regiones.
  2. Mantener y aumentar paulatinamente la financiación debe ser una prioridad, independientemente del ciclo económico. Para conseguir ser un país líder en innovación y competitivo en materia científica y tecnológica se debe contar con el respaldo del gobierno de turno y de la sociedad en general; para ello, la educación científica se debe fomentar desde la educación básica.
  3. Inculcar el esfuerzo, la responsabilidad, el mérito y el reconocimiento del trabajo bien hecho. Una falsa igualdad en la educación ha producido consecuencias desastrosas, como es el caso de la promoción automática, que produce desmotivación e igualación en la mediocridad.
  4. Promover la competición entre distintas instituciones de educación primaria y secundaria. El gobierno autonómico o central no debe de tener el monopolio de la educación. La educación concertada, por ejemplo, ha dado muy buenos resultados en España. En Suecia se ha visto que escuelas iniciadas por padres han tenido muy buenos resultados, no solo a nivel académico, sino también fomentando la cohesión a nivel local.
  5. Primar la transparencia y la responsabilidad a todos los niveles del sistema educativo. La libertad para elegir la educación de los hijos así como la formación integral de estudiantes e investigadores debe ser promovida a través de la creación de herramientas y procesos independientes e imparciales que permitan evaluar claramente la eficacia y calidad de la educación recibida.
  6. Facilitar la movilidad de estudiantes y profesorado en universidades. A medida que los centros universitarios se han desarrollado por todo el Estado, la movilidad de profesores y estudiantes ha disminuido ostensiblemente reduciendo la riqueza que conlleva el intercambio de idea y personas.
  7. Favorecer el espíritu emprendedor en todas las disciplinas universitarias a través de un marco normativo, financiero y fiscal que ayude a la iniciativa empresarial. El conocimiento, además de un fin en sí mismo, debe ser una herramienta al servicio del progreso de la sociedad. El reclutamiento de talentos atraídos por la calidad de la universidad debe ser una ambición permanente y con vocación de continuidad.
  8. Fomentar la especialización de instituciones académicas, proveyendo distintos programas dependiendo de las necesidades locales.
  9. Permitir que la sociedad civil, a través de instituciones tales como ONGs y fundaciones privadas, se involucre en la financiación de proyectos de investigación y desarrollo de alta tecnologías. Tanto en el Reino Unido como Estados Unidos, este tipo de financiación es la clave de la promoción de institutos y becas especializadas.
  10. Atraer talento a España. Dar las facilidades burocráticas, administrativas y económicas necesarias para que personal cualificado de otras nacionalidades de dentro y fuera de la Unión Europea tenga un acceso sencillo a la Universidad, empresas y centros de investigación españoles.




Retos de la Ciencia en España en el Siglo XXI

26 09 2009

Economías de la sociedad del conocimiento tienen como base de su competitividad la investigación y el desarrollo de tecnologías para la creación de riqueza, empleo y bienestar de sus ciudadanos. ¿Cómo potenciar la investigación y desarrollo en la España del siglo XXI? Dedicando más dinero a la investigación y a políticas que capitalicen el conocimiento obtenido no se suplanta a la creación de un ambiente idóneo para la investigación que produzca una tradición científica y atraiga a talento nacional e internacional. La perdida de talento nacional continúa azotando al país, dado que un alto porcentaje de las instituciones locales no pueden competir a nivel internacional.

En España todavía falta un entendimiento del público acerca de lo que conlleva desarrollar una economía basada en la innovación tecnológica:

1) No se aprecia el esfuerzo sostenido necesario para crear un clima idóneo para la investigación. Hace falta un debate publico para apreciar el papel de la ciencia en la sociedad.

2) No se fomenta desde edades tempranas la opción científica como profesión. En países como el Reino Unido, la cultura científica se fomenta desde la educación primaria. Es necesario que la clase política conozca los verdaderos retos del mundo de la ciencia.

3) España tiene una tasa muy baja de creación de patentes en relación con el número de publicaciones científicas. Las ayudas para creación de empresas de alta tecnología necesitan una gestión basada en la creación de nuevos mercados y no la simple generación de empleo.

A pesar de los intentos producidos en años previos, seguimos a la cola de Europa en innovación y competitividad. Es necesario reabrir el debate sobre el estado de la ciencia en España. Se necesitan proyectos políticos que amparen el desarrollo de nuevas leyes y cambios en el sistema educativo que mejoren la competitividad tecnológica del país.





¿Quién tiene el derecho a conocer mi genoma?

16 07 2009

El genoma humano contiene las instrucciones genéticas que van a determinar las características físicas, mentales y las predisposiciones al desarrollo de enfermedades de cada persona. ¿Hasta qué punto uno debería conocer toda información contenida en su propio genoma? ¿Quién no debería tener acceso a esa información? De acuerdo con la revista “The Economist”, Sergey Brin, co-fundador de Google y cuya madre sufre de Parkinson, descubrió recientemente que ha heredado de ella una mutación del gen LRRK2, la cual se cree que resulta en una alta predisposición al Parkinson. Brin, a los 35 años de edad, mantiene que de esta manera podrá compartir información con otras personas portadoras y que podrá prepararse con tiempo para afrontarlo. Esta nueva capacidad de conocer las susceptibilidades personales hacia una cierta enfermedad es posible gracias al desarrollo de la tecnología genómica. La utilización de esta tecnología no es un hecho trivial. Su gran numero de aplicaciones están planteando situaciones que desafían los límites de lo moralmente aceptado y éticamente permitido, y que ésta tecnología puede ser capaz de afectar la esencia misma del hombre.

Muchas aplicaciones prácticas se derivan del uso de la información del genoma humano: 1) el descubrimiento de los mecanismos de enfermedades cuyo origen se vinculan a la carga genética de una persona (todas aquellas que no se producen por agentes patógenos externos), 2) la creación de tratamientos y fármacos más específicos y potentes para pacientes (medicina personalizada) y 3) la detección de susceptibilidades genéticas hacia determinados agentes ambientales.

Conforme más nos vamos adentrando en su conocimiento, mayor es la capacidad para moldear y usar la genética para fines que no necesariamente son aceptables desde la ética. En el diagnóstico de enfermedades y susceptibilidades, existen dilemas morales que requieren una regulación detallada. No sería de extrañar que empresas en un futuro pudieran exigir un genoma “limpio” antes de admitir a un nuevo empleado. Agencias de seguros para hacer un seguro médico o de vida podrían pedir dichos test genéticos, cobrando más dinero a personas con un genoma “defectuoso”. ¿Podrían las diferencias genéticas añadir un factor más a la desigualdad entre ricos y pobres? Si uno tiene el dinero, clínicas de fertilización podrían diseñar embriones humanos a medida, con distintos niveles de precios dependiendo de la inteligencia y salud que los padres puedan pagar. En una sociedad como la actual, con una creciente comercialización de todo lo que se pueda comprar con dinero, no nos pillaría por sorpresa que se crease una nueva clase de seres “super-humanos”, a disposición de los ricos. Mientras tanto, los pobres y desfavorecidos tendrían que conformarse con “el modo natural” de creación de hijos, y ser sentenciados a los caprichos de la Naturaleza.

El público debe saber que estas tecnologías ofrecen una gran promesa de progreso en la calidad de nuestras vidas para la presente y futuras generaciones. Sin embargo, es fundamental que su regulación respete los principios de igualdad y dignidad de cada una de las personas. El genoma de cada persona contiene pistas importantes que permitirían el diagnóstico precoz de enfermedades y se prevé que en hospitales de un futuro próximo se analice rutinariamente el genoma del paciente. El acceso a la información genómica de un paciente debería realizarse teniendo en cuenta la dignidad de la persona y no sus medios económicos para disponer de su uso.





Antiguo alumno de Ecos imparte una charla sobre el genoma a estudiantes de Bachillerato

22 06 2009

taken from: http://www.attendisayeryhoy.org/index.php?page=noti.notiDetail&id=299

Manuel Corpas, antiguo alumno del colegio Ecos (Marbella) y doctor en Bioinformática por la Universidad de Manchester, impartió a los alumnos de Bachillerato una sesión sobre el genoma humano y los avances en la biología computacional.

Corpas comenzó explicando a los escolares cuál ha sido su trayectoria, en qué punto se encuentra la ciencia y cuáles son las perspectivas sobre el estudio del Genoma Humano, el tipo de información que aporta y el conocimiento que supone. Es tan rápido el ritmo de generación de datos con el que actualmente cuenta la Genómica, que “es ésta la que está empezando a tirar de la Informática”. Por este motivo, explicó el antiguo alumno, “hacen falta nuevos recursos para el tratamiento de toda esta ingente cantidad de información”.

¿Cuánto se conoce del genoma humano? ¿qué función tienen tantas secuencias reguladoras? ¿Qué uso se está haciendo y se puede hacer del conocimiento del genoma de cada individuo? son algunas de las preguntas que el ponente trató de responder a lo largo de su intervención.

Corpas invitó a los alumnos a trabajar duro y con entusiasmo en lo que les guste. Hizo hincapié en que “el inglés y la informática hay que dominarlos hagan lo que hagan”. Hoy se están abriendo nuevas posibilidades para la Medicina, la Farmacología, etc. Lo que se presentaba como ciencia ficción en la obra “Un mundo feliz” de Huxley o en la película “La Isla”, hoy ya es una realidad. “Por eso hace falta gente capaz de trabajar en este terreno y aportar una visión humanística y ética en las posibilidades que presenta su utilización”.





El Cambio Climático desde una Perspectiva Española

22 06 2009

Dr Manuel Corpas, Wellcome Trust Sanger Institute, Cambridge, UK

Recientemente está ganando creciente interés los efectos de los gases invernaderos en el clima mundial. Hay una evidencia cierta de que las temperaturas medias del planeta están aumentando paulatinamente año tras año. Aunque no hay consenso total con respecto a las causas de este cambio climático, la mayoría de los estudios científicos apuntan a la acción del hombre. En este reportaje breve, nos adentramos a analizar lo que hoy se sabe acerca de este fenómeno, las incertidumbres y los posibles remedios para combatirlo.
Introducción

El cambio climático se define como cualquier cambio significativo de las condiciones metereológicas promedio. Estas condiciones pueden incluir a la temperatura media, la precipitación y los patrones de viento. Cambios pueden ser causados por procesos dinámicos de la tierra, variaciones en intensidad de la luz solar y más recientemente, las actividades humanas.

El efecto invernadero se define como el aumento de la temperatura promedio del aire cerca de la superficie de la tierra y océanos que se viene produciendo desde la mitad del siglo XX, así como su proyectada continuación.

La temperatura media global cerca de la superficie de la tierra ha aumentado 0.74±0.18 ºC en los 100 años que terminaron en el 2005. El Panel Intergubernamental en Cambio Climático (PICC) concluyó que la mayor parte del aumento observado desde la mitad del siglo XX es muy probable que se deba al aumento de las concentraciones de gas invernadero de origen antropogénico.

A pesar de que algunos científicos han mostrado desacuerdo con ciertos datos facilitados por el PICC, la gran mayoría están de acuerdo con dichas conclusiones. Las predicciones del PICC señalan que la temperatura media global es probable que crezca de 1.1 a 6.4 ºC durante el siglo XIX. Aunque la mayoría de los estudios se centran en el periodo que va hasta el 2100, el calentamiento y el nivel del mar se esperan que continúen por mas de mil años, incluso si las concentraciones de gases invernaderos se estabilizan a los niveles actuales.

El aumento de la temperatura global causará que el nivel del mar aumente, y se espera que la intensidad de las condiciones metereológicas extremas también aumenten, así como los cambios en los patrones de precipitación. Otros efectos del calentamiento global incluyen cambios en la producción agrícola, rutas de comercio, contracción de glaciares, extinción de especies y aumento de vectores epidémicos.

Hay muchas incertidumbres acerca de los efectos de los gases invernaderos. Por ejemplo, no se sabe la cantidad de calentamiento que se va a producir en el futuro, y ni cómo dicho calentamiento variará de región en región en el globo terráqueo. De acuerdo con una reciente publicación del diario El Mundo, “España está en una zona especialmente vulnerable al impacto del cambio climático y notará sus efectos adversos en los recursos hídricos, las costas, la biodiversidad y el ecosistema mediterráneo que, al padecer temperaturas más elevadas, sufrirá con más frecuencia incendios y olas de calor”. La mayoría de los gobiernos han firmado el Protocolo de Kyoto, dirigido a la reducción de emisiones de gases, pero continúa el debate público y político acerca de qué acciones se deben tomar para reducir o incluso revertir el calentamiento futuro o adaptaciones a las consecuencias esperadas.
El debate político y social

Durante los pasados años, la concienciación pública sobre los descubrimientos científicos relacionados con el calentamiento global ha suscitado un debate político y económico importante.

El cambio climático ha creado debates que en los cuales se cuestionan los beneficios producidos por la limitación de emisiones industriales frente a los costes que dichos cambios conllevarían.

Muchos grupos ecológicos promueven la acción individual frente el calentamiento global, a menudo por el consumidor, pero también por comunidades y organizaciones regionales. Otros expertos han sugerido una cuota en el consumo de producción de petróleo, citando que existe una relación directa entre la producción de combustibles fósiles y emisiones de CO2.

Desde el año 2000, grandes corporaciones han trabajado para determinar sus emisiones de CO2. En el 2007 fueron hechas públicas las emisiones de carbono de 2400 corporaciones en el mundo, representando unos 41.000 millones de dólares. La presión de los inversores ha tenido algún éxito en la reducción de emisiones. El Concilio Mundial de Negocio por el Desarrollo Sostenible, una asociación de CEOs de unas 200 multinacionales ha pedido a gobiernos que acuerden objetivos globales y sugieren que es necesario cortar las emisiones un 60-80% de los niveles actuales para el 2050.

En el 2004, Swiss Re, la segunda mayor reaseguradora del mundo, advirtió que los costes económicos de desastres relacionados con el cambio climático amenazaban con alcanzar 150.000 millones al año dentro de 10 años. Sus predicciones se cumplieron en el 2005 debido a fenómenos relacionados con el clima.
Los efectos del cambio climático en España

El cambio climático tendrá en los próximos años un impacto especialmente negativo en España, donde antes de que acabe el presente siglo el nivel del mar subirá medio metro, provocando un retroceso de las playas de entre 20 y 40 metros, la desaparición de muchas de ellas y una reducción de las precipitaciones de en torno al 40 por ciento en el sur peninsular, según se desprende del PICC.

De acuerdo con Gonzalo Aizpiri, secretario de Prevención de la Contaminación y del Cambio Climático del Ministerio de Medio Ambiente, el calentamiento global causará en las costas españolas un cambio en la energía del oleaje, con “una gran vulnerabilidad en la costa Cantábrica y Mediterránea, y en menor medida en la Atlántica Andaluza”. Al mismo tiempo, la acentuación de la erosión costera tendrá impactos en las infraestructuras, “fundamentalmente las portuarias”, lo que afectará “en una medida menor que en la Península”, a las Islas Canarias, según Aizpiri.

En cuanto al aumento de las temperaturas, se deduce que “la pérdida de recursos hídricos será mas intensa”, lo que afectará “los cultivos de zonas semiáridas o secas, fundamentalmente “el olivar y el viñedo”.

En el marco de la presentación del informe, en el que un grupo de más de 2.500 científicos han reunido datos sobre el impacto que el fenómeno tiene en los ecosistemas, se puso de relieve que la zona que será más afectada por los fenómenos climáticos en Europa es el sur. De hecho, ya se han comprobado variaciones en los ecosistemas naturales y de biodiversidad, la agricultura y problemas con los recursos hídricos, entre otros.
Medidas para paliar el efecto invernadero

Como autor de este informe, creo que a España le corresponde un papel importante dentro de Europa y el mundo en la lucha contra el cambio climático. Junto con combatir las causas, la otra política posible es la adaptación al efecto invernadero, minimizando de los efectos del calentamiento global.

La solución primaria que se propone para mitigar el cambio climático es la reduccion de las emisiones de gas invernadero, a través de la reducción del uso de energía y el cambio a energías que provengan de fuentes más limpias. También se propone el aumento de la eficiencia del gasto de fuel en vehículos, muchas veces por medio de coches híbridos o eléctricos, cambios en el estilo de vida de individuos y el cambio de prácticas en negocios. Nuevas tecnologías desarrolladas incluyen la creación de fuentes de energía más limpia como el hidrogeno, la energía solar, la energía nuclear, la energía eólica y la precipitación del carbono, créditos de uso de carbonos e impuestos. Otras medidas más radicales incluyen la secuestración del carbono, sombras solares, etc.

Finalmente, he adaptado algunas de las sugerencias de los premios Nobeles Pacal y Socolow en Princeton (USA). Dichas medidas implementadas a escala global pueden reducir las emisiones gas invernadero en 1.000 millones de toneladas métricas al año o 25.000 millones de toneladas en los próximos 50 años. No todas las medidas son viables pero al menos se sugiere la implementación del 50% para el caso español:

1. Vehículos eficientes: aumentar la economía de fuel de 30 a 60 mpg para todo el parque automovilístico en España
2. Reducir el uso de vehículos: mejorar el diseño urbano para reducir los kilómetros conducidos a la mitad
3. Edificios eficientes: reducir el consumo de energía un 25%
4. Aumentar la eficiencia de centrales térmicas un 60%
5. Reemplazar la fuente de energía de centrales térmicas con gas natural
6. Captura y almacenaje del carbón emitido
7. Captura y reuso del hidrógeno creado por el numero 6.
8. Aumentar el número de molinos de viento 50 veces nuestra capacidad actual
9. Desplazar 7 gigavatios de carbón con 20 gigavatios de energía solar
10. Usar biomasa para hacer energía que desplace al petróleo 100 veces la capacidad actual
11. Parar la deforestación y reestablecer 3 millones de hectáreas de nuevas plantaciones de árboles
Conclusión

Creo que todo gobierno y ciudadano tiene su parte de responsabilidad en el tema del cambio climático, y por lo tanto, se debe emplazar medidas que ayuden a paliar los efectos del cambio climático. En el caso español la necesidad de crear un buen ejemplo es mucho mas contundente que en la mayoría de los países europeos, ya que nos encontramos en la región más vulnerable del continente.
Referencias

http://www.elmundo.es/elmundo/2007/04/06/ciencia/1175867167.html
http://www.nuevoclima.com/
http://en.wikipedia.org/wiki/Mitigation_of_global_warming
http://en.wikipedia.org/wiki/Business_action_on_climate_change
http://en.wikipedia.org/wiki/European_Climate_Change_Programme